Y ¿cómo lo hago?

Y ¿cómo lo hago?

florenlaclavículaInspirándome en un libro que recién acabo de leer, El Tao del Cambio de Francesc Mariages,  escribo esta nueva entrada.
En las últimas páginas, el autor lanza esta pregunta que hacen tantos, que hacemos tantos: <<y ¿cómo lo hago?>>, refiriéndose al proceso de crecimiento personal, a la transformación, al cambio de patrones, a la desaparición del malestar o conflicto, a la sanación, a la integración o puesta en práctica de todo lo comprendido en ese proceso… en definitiva al milagro.
Vamos a ver que nos dice Francesc en su libro:

<<Dos cosas: cuando quiero que algo cambie, si estoy totalmente quieto y pasivo, rara es la vez que algo cambia; segundo, cuando quiero que algo cambie, es absurdo pensar que pueda obtener resultados diferentes si repito las mismas acciones, actitudes y comportamientos de siempre. Si estoy quieto, no cambio; si hago lo mismo de siempre obtendré el mismo resultado de siempre.
Para cambiar hay que moverse. Para que el juego siga adelante en otra dirección hay que mover ficha, si no el juego queda detenido.
Para cambiar hay que atreverse a probar lo distinto, lo diferente, lo que creo que no puedo, lo que pensaba que estaba mal, lo que tanto me molesta o puede molestar a otros… hay que probar  a salir del cerco que nos limita; hay que visitar las tierras de más allá y entender que son mi propia tierra; que lo que creo descubrir fuera es parte de mí; y que cuando me atrevo a hacer, aunque haya un terremoto, las cosas se ponen en su lugar y mi vida empieza a ser realmente más Mi Vida. No hay culpa, sólo responsabilidad por descubrirme, por ser coherente con mi Yo interno, por vivir en armonía con la Naturaleza y con toda la existencia del Universo.>> (pp. 244.245, El tao del cambio, Francesc Mariages)

En mi experiencia personal de mi propio proceso, con el sigo fuertemente vinculada, no ha sido suficiente con la comprensión desde el intelecto, aunque sí necesario, como el primer paso para hacer consciente aspectos de mi manera de Ser y Estar en el mundo. Si entiendo,  me comprendo; si me comprendo puedo aceptarme, si me acepto, puedo cambiar y si cambio puedo crecer. Os diré más, a veces no hace falta comprenderlo todo. Ahí entra el poder confiar y aceptar. Cada uno/a encuentra su camino. ¿Es sencillo? Seguro que no, o sí. Experiméntalo. A veces quedarse donde estamos suele ser más enervante. Y puestos a invertir energía, ¿por qué no hacerlo en aras de nuestro propio bienestar emocional, físico y mental?.

6 comentarios sobre “Y ¿cómo lo hago?

  1. Una clavícula sosteniendo otra clavícula en flor. Es cierto, no todo puede ser comprendido, por lo menos desde el intelecto.
    Qué buena lectura haces, ángeles. Gracias

    1. La clavícula es un hueso plano, con forma de “S” itálica, situado en la parte anterosuperior del tórax. Junto con la escápula forman la cintura escapular. Se puede palpar por toda su longitud y se extiende del esternón al acromion de la escápula, siguiendo una dirección oblicua lateral y posterior. Se considera el único medio de unión entre el miembro superior y el tórax…
      Si te acercas a ella huele a flor de almendro!
      Gracias Mar!

  2. Me parece un tema crucial el movimiento como catalizador del cambio, pero de esta exposición que planteas en particular me quedo con: “no hay culpa, sólo responsabilidad por descubrirme”.
    Saludos y gracias por un post más.

    1. Hola Carlos, comparto contigo ese punto de mira que tienes en esa frase que destacas. A mí también me parece una frase certera. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *